Eduardo Antonio Parra: Me gusta trabajar sobre las cosas que nos prohibían cuando éramos niños

Desterrados (4)

Carlos Sánchez

Hermosillo, Sonora.- Personajes de la ciudad y su entraña. La habilidad para describir en palabras. El metro de la ciudad de México un lugar para huir y esconderse de la autoridad, allí, entre la multitud.

Estas historias habitan en Desterrados, cuentos escritos por Eduardo Antonio Parra y que se presentaron el jueves 31 de octubre por la noche en el Foro Rosario Castellanos de la Feria del Libro 2013.

Alejandro Cabral, actor, director, conductor de radio, acompañó al escritor y expuso algunos de los temas contenidos en la obra de marras. Dice Alejandro que lo maravilloso de este libro es descubrir a una viuda que busca una cantina para encontrar una canción que tarareaba el marido; él nunca le dijo que iba a esa cantina, pero ella lo sabía y entonces va en busca de su recuerdo.

Estos personajes entrañables –cita Alejandro-, estos momentos en la vida del personaje que marcan su destino, es lo que contiene Desterrados.

Eduardo Antonio Parra extrae de la memoria los móviles de la construcción de este libro, los comparte con los espectadores:

Cuando termino la carrera y empiezo a trabajar en un periódico, empezaba a ver que la realidad era todo lo contrario a la versión oficial de la ciudad, entonces una de las intenciones en aquel momento, fue recuperar estos personajes y mostrarle a la ciudad, es muy idealista esto, pero decía yo que a través de la literatura vamos a mostrarle a la ciudad todas las fallas que tiene, todos los agujeros negros que tiene, todo lo vergonzante que tiene, no para escandalizarla, simplemente para que lo tome en cuenta y que la próxima visión que haga de sí misma la ciudad, sea completa, que esté lo bueno, las industrias pujantes, la gente que hace mucho dinero, los obreros que trabajan pero que luego se matan en la noche en las cantinas, todo este tipo de cosas para poder mostrarle a una sociedad una suerte de espejo.

Esta fue la intención en aquel primer libro que escribí y se llama Los límites de la noche, un libro de cuentos también, que en realidad la mayoría de mi obra son libros de cuentos, he publicado siete u ocho libros y en esos sólo van dos novelas. Me gusta mucho el cuento porque permite fijarse en ese tipo de personajes, crearles una historia, una que tiene que ser forzosamente divertida, jaladora para el lector; una historia que el lector vaya siguiendo hasta el final pero al mismo tiempo que vaya construyendo este tipo de personajes que son la otra cara de la realidad, la que normalmente no queremos ver.

Siempre me ha gustado este tipo de temas, no nada más los marginales, me gusta mucho también trabajar sobre la violencia, trabajar sobre todas estas cosas que nos prohibían cuando éramos niños, no sé por qué a lo mejor es una cuestión de contrarismo, que te decían no puedes ver películas eróticas, ah, pues hay que escribir cuentos eróticos, entonces tengo bastantes cuentos eróticos también en Desterrados, o no puedes hacer esto porque no es recomendable para las personas decentes. Bueno, desde que empecé a escribir me di cuenta que todo lo que hacen las personas decentes es aburridísimo para la literatura, entonces en la literatura hay que hacer las cosas que hacen las otras personas, no necesariamente las decentes.

Eduardo Antonio Parra se pregunta: ¿Por qué Desterrados? Él mismo responde:

No me gusta ponerle a un libro el título de uno de los cuentos, siempre trato de buscar un título que englobe todas las historias que están contando, eso genera discusión con mis editores porque yo llevo un título luego ellos proponen otro hasta que acordamos. Este libro se iba a llamar Breviario de soledades, me gustaba el título por varias razones, en mi producción personal estos cuentos son más breves que los de los otros libros, por eso la palabra breviario que no tienen nada qué ver con que sean breves, pero el editor me sugiere Desterrados, y argumenta que es una sola palabra que puede llamar la atención, pero además después de una segunda lectura al libro se da cuenta que todos los personajes que aparecen allí son desterrados de alguna manera. Desterrados no geográficamente, aunque hay algunos que lo son, que han vivido en exilio, la experiencia en los Estados Unidos, pero los demás, me dice el editor, algunos son desterrados de la normalidad mental, están mucho más metidos en la locura de lo que consideramos normales, desterrados de la salud mental, otros desterrados de la vida normal, otros de la sociedad, de su familia, son personajes que viven en la incertidumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s